Mascotas dan una gran lección

2020-07-07 08:45:37   516 Visitas


Los animales son esenciales en nuestro ecosistema y muestran una enorme cantidad de amor y respeto hacia la naturaleza. Y quienes tenemos una mascota en casa, sabemos la fortuna que es contar con su amor incondicional.

La razón principal por la que se nos enseña a respetar y amar a los animales desde niños es para que aprendamos a tener la misma compasión y respeto por los humanos. Piénsalo, si no podemos respetar a un animal que no puede decirnos cómo piensa o siente, ¿cómo podemos hacerlo para con humanos que sí pueden?

Cuando eres una persona que ama y respeta a los animales, tienes una gran empatía por el mundo que te rodea. Entiendes la importancia que de cada uno en el entorno y con ello, aprendes a valorar más la vida.

Varios estudios demuestran que los animales saben cuando estamos siendo amorosos y respetuosos por ello, no es extraño que los perros o gatos que son rescatados son sumamente agradecidos. Lo mismo pasa con los animales salvajes; aún cuando no podemos cuidarlos como sucede con una mascota, saben cuando respetamos su espacio, lo que hace que ellos nos respeten.

La bondad de los animales nos enseña a valorar y ver lo mejor de la vida. Ellos no conocen el odio y aunque sea cuestión de instinto, no se meten con otros como sucede con los humanos. Mientras que los que maltratan animales lo hacen por sentirse poderosos, quienes los aman, tienen una gran la capacidad de empatía y compasión.

Si aceptamos que los animales importan, nos comprometemos a reconocer que todos los seres vivos juegan un papel clave en el mundo y por lo tanto, merecen respeto.

Cuando amas a los animales, eres capaz de ver el lado positivo de la vida y eres capaz de encontrar felicidad en las cosas más pequeñas.

Algunas personas dicen que los seres humanos difieren de los animales porque tenemos cultura y conciencia. También dicen que los animales no pueden ejercer la libre elección. ¿Pero somos realmente tan diferentes? Al ser las criaturas más avanzadas o desarrolladas de la Tierra, está en nosotros aprender a convivir en paz con nuestro entorno. Los humanos debemos ser menos arrogantes y ver a los animales como iguales desde el sentido moral. Entonces así, aprenderemos a ser mejores. por el bien de todos.

Fuente: Nueva Mujer.


Edición: Susana Ruiz

Grupo Radiza Chihuahua