La relación entre lealtad y tu gato

2020-07-02 09:01:24   326 Visitas


Desde tiempos remotos, las civilizaciones de todo el mundo han considerado a los gatos como criaturas místicas y espirituales que poseen poderes especiales capaces de hacernos bien.



A pesar de que también se les ha dado connotaciones negativas, como sucede con los gatos negros, nadie puede negar su majestuosidad.

Los gatos son animales que se rigen por sus instintos, ya que no buscan complacer a nadie, ni siquiera a los humanos que viven a su lado. No, no eres "dueña" de tu gato ya que nunca responderá a tus órdenes o caprichos como lo haría un perro. Sin embargo, eso no quita su lealtad y devoción hacia ti.

Si eres una mujer que ama a los gatos, debes saber que tienes un poder especial y es que sabes lo que significa ser incondicional a quien amas.

Tu amor a los gatos delata que tienes un gran corazón y eso te hace adorable.

Mientras que muchos consideran que los gatos son criaturas ingratas o vengativas, tú mejor que nadie sabe que no es así. Ellos son agradecidos y nunca le darán la espalda a sus dueños al contrario, los defenderán de aquello que no les haga bien.

Y no es que se pongan a atacar como lo hacen los perros. Ellos se quedarán quietos, observando fijamente y emitiendo un ronroneo que asegurará tu tranquilidad. Los gatos son capaces de alejar las malas vibras, pues se cree que están dotados de una "fuerza astral".

Así como ellos, tú tienes una intuición única que te hace capaz de entender el mundo como pocos. Eres cautelosa cuando de entregar tu corazón se trata y aunque te cuesta mostrar tu vulnerabilidad, tienes algo que hace que los demás se sientan bien a tu lado.



Los gatos van y vienen a su antojo pero siempre regresan. Son fieles a quienes les dan un refugio seguro y amor. Ellos están seguros de lo que quieren y como ellos, eres una mujer que no le teme al compromiso.

Cuando fijas la mirada en un objetivo, te entregas por completo hasta alcanzarlo. Eres un partido ideal a largo plazo, una mujer que sabe el valor de establecerse en el momento adecuado.

Los gatos son divertidos sin quererlo. No les gusta ser el centro de atención. No están corriendo y saltando por doquier como los perros pero por alguna razón, se convierten en una razón para sonreír.

Lo mismo ocurre contigo. Eres ingeniosa cuando de hacer bromas se trata. Tus comentarios son francos e impredecibles pero siempre atinados. Sabes cómo hacer sentir bien a los demás y eso te hace adorable.

Los gatos no necesitan de tantos mimos como otras mascotas. Ellos son felices con un cordón que puedan seguir con la mirada. No exigen un gran espacio ni tampoco grandes comodidades. Eso te ha enseñado a apreciar las cosas simples de la vida. Tú sólo fluyes

Tu amor a lo gatos sin duda te hace una mujer única, incondicional y adorable.

Edición: Susana Ruiz

Grupo Radiza Chihuahua