Su hija lo denuncia por abuso sexual

2020-07-06 12:17:13   2521 Visitas


Argentina.- Hace un par de meses surgió el movimiento #MeToo para denunciar abusos, usándolo como referente, muchísimas personas han alzado la voz para denunciar diversos tipos de delitos.



Recientemente, la hija de Oscar Righi, ex guitarrista de Bersuit Vergarabat, denunció que su padre la sometió a abusos sexuales y psicológicos desde que era muy pequeña.

"Mi nombre es Lucía Righi, mi papá se llama Oscar Righi, ex guitarrista de Bersuit Vergarabat. Abusó sexualmente y psicológicamente de mí y de muchas otras mujeres que conozco desde los dos años de edad hasta hace una semana'... 'Desde que tengo memoria, le temo a la oscuridad. Decía que un hombre de sombras venía a tocarme y hablarme a la noche. No pude dormir en silencio hasta los 11 años. De chiquita me pasaban cosas raras, tenía pensamientos cínicos y me daba culpa después".

La joven recordó que cuando intentó denunciar esto siendo aún muy pequeña fue tildada de mentirosa, debido a que vivimos en un sistema patriarcal que protege a pederastas y abusadores sexuales.

''Luli la mentirosa de repente, dijo que la abusaban sexualmente en la escuela. Y papi la llevó al psicólogo, y automáticamente papi le dijo a luli que su mamá era un demonio, que la maltrataba y que tenía que irme a vivir con él".

Desafortunadamente, el padre de Lu se quedó con su custodia, hecho que desencadenó en una serie de abusos hasta pasada la adolescencia.

"Papi me pedía que me bañe con él, estaba bien, ¿no? Era chica. Papi me pedía que me bañe con el... ya tengo 13, ¿no te parece un poco raro? Papi me tocaba mi cuerpo mientras dormía, ¿Esta bien? No, porque no puede ser cierto porque yo era horrible, no era como las demás, sólo era una buena compañera de charlas", contó.

"Me hablaba en calzones con erecciones cuando salía de bañarse. DISFRUTABA DE MI ANGUSTIA Y SE EXCITABA CON ESO".

La denuncia de la joven no paró ahí, en otros pasajes de sus relatos, hace referencia a algunos episodios de violencia física que sufrió por parte de su padre, quien además le suministraba drogas.

Según Lucía, esto le ocasionó profundas depresiones y trastornos alimenticios, mismos que la llevaron a pesar 35 kilos.

Finalmente la joven le pidió a otras víctimas de violencia no seguir callando y denunciar a sus abusadores, aunque sea de forma simbólica para sanar esas viejas heridas que no tienen porque avergonzarnos.

"Basta de silencio, ahora que puedo voy a hablar. Este caso no es más importante que otros por ser Oscar de Bersuit. Yo hablo y publico para no callar, para que podamos hablar todos, no para fomentar odio, si no seguimos el mismo círculo' , concluyó.



Edición: Abigail Serna

Grupo Radiza Chihuahua